Avisar de contenido inadecuado

El Retorno de los Brujos

{
}

 TAGS:undefinedEL RETORNO DE LOS BRUJOS
DEL LIBRO DE LOUIS PAUWELS – JAQUES BERGIER BREVE
POR: MARO
Padre ya sé que me quisiste decir…Padre…
-Hace 12 años que murió y pienso casi todos los días en él. Ahora lo entiendo. Así en esta
melancolía se envuelve en sí mismo el personaje del libro “El retorno de los Brujos”.
Inmiscuido en filosofías para encontrarse, se plantea las ideas que discutía con su padre
que hoy extraña. Un padre que lo aburría cuando vivía, y que incluso llego a pensar en él
como un salvaje. Juzgaba a su padre compasivamente y pensaba que su padre creía
poseer los secretos del gobierno del espíritu y de todo conocimiento.
En realidad, se decía mi padre no poseía más que la ilusión de poseer. Se jactaba de
haber leído a Le Monde a Walter Rathenau a René Guénon, a Oppenheimer. De haber
sido discípulo de Gurdjieff. De haber tenido una amistad con André Bretón y este lo hizo
conocer a René Alleau, Hacia 1947 se cuestionaba ¿cómo se puede ser un faro? Si el
mundo es una maquina en funcionamiento.
“Si le hubiese comprendido cuando vivía, habría dirigido con más destreza mi inteligencia
y mi corazón.” Se decía una y otra vez al pensar en su padre. En búsqueda de sí mismo
se adentraba en pequeñas verdades perdiéndose de su propia verdad. Sin embargo,
decía “aprendí cosas preciosas sobre el comportamiento profundo del Espíritu, sobre los
diferentes estados posibles de la conciencia, sobre la memoria y la intuición, que no
hubiese aprendido de otra manera”.
Inmerso en el mundo de sus reflexiones se adentra al esoterismo, a las visiones del
Cosmos, a las relaciones de la energía y la materia. Está a favor de que si a la ciencia se
le aborda sin conformismo científico abre una puerta con los antiguos magos, alquimistas,
taumaturgos y se produce una revolución ante nuestros ojos, y es donde la razón y la
intuición se unen en una misma conciencia.
En sus reflexiones se decía que uno debe comprender a las personas y no condenarlas
ya que no son culpables de que tengan un espíritu demasiado débil “apenas existen”.
Sobre la imaginación menciona que es la gran “buceadora” lo fantástico existe en la
realidad, pero hay que percibirla no con los ojos de los filtros científicos. (Recordando a
Carlos Castaneda que señalaba lo mismo. El problema del hombre es que todo lo quiere
resolver con la razón).
En este sentido hay algunos hombres visionarios que se imaginaban desde tiempo atrás
como Da Vinci la futura realidad de la humanidad, hombres que se imaginaban y
practicaban sus sueños.
Menciona que, bajo los efectos de esta ilusión, “el hombre había inventado el espacio y el
tiempo: visiones de la mente. Si alguien hubiese dicho a un investigador oficial del siglo

XIX que la física absorbería un día el espacio y el tiempo y estudiaría experimentalmente
la curvatura del espacio y la contracción del tiempo, aquél habría llamado a la Policía”.
Como en época de quema de brujas siempre han existido seres que van contra la
evolución de la ciencia y seres empecinados en aportar más conocimientos a la ciencia.
Esta batalla implicaba una lucha en el siglo 20 como la hace saber el libro “El Retorno de
los Brujos” que da santo y seña de esta lucha. Una lucha que hoy en el siglo XXI ha
quedado atrás, porque va ganando la ciencia especialmente en la tecnología, la pregunta
es hasta donde nos conducirá la ciencia. Y hasta donde la filosofía llegará con cada vez
menos adeptos.
¿Hasta dónde los seres humanos llegaran?
Cabe señalar la siguiente historia; Un hombre buscaba desesperado a DIOS, buscó y
buscó años hasta que le dijo la pitonisa vive allí. Y efectivamente allí vivía DIOS. Y lo que
hizo fue jamás buscarlo, darle la vuelta. Porque sabía que cuando tuviera a DIOS enfrente
su existencia ya no tendría sentido. Y prefirió seguirlo buscando en otros lados. Así es la
ciencia cuando encuentra el sentido de algo, el conocimiento de algo, el invento de algo,
sigue buscando más trazándose más y más caminos.
Paradójico, cuando la ciencia no encuentra el sentido de encontrar la razón hace uso de
la razón de la filosofía. El libro es un compendio de las ilusiones, sueños de hombres en
cuanto a inventos y descubrimientos, de la ciencia pasando por la física clásica hasta la
física cuántica y una lucha por llevarlos a cabo y una reflexión sobre la tenacidad de la
conciencia.
En su parte final el libro se plantea la idea que se tiene de los iluminados, de los seres con
ultra conciencia, de la búsqueda de lo esotérico, de la intuición. Reconoce la existencia de
seres con velocidades de pensamiento diferentes a los normales y con altos grados de
inteligencia que son los que conducen a la humanidad por los caminos que ellos quieren.
Los demás el resto solo tienen visos de estar soñando.

{
}
{
}

Deja tu comentario El Retorno de los Brujos

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre