Avisar de contenido inadecuado

La Envidia...Tú Leviatán

{
}

La Envidia...Tú Leviatán

La Envidia… Tú Leviatán

Por: MARO

¿La envidia es innata en el humano?

Aunque algunos dicen que es adquirida. El diccionario la define como sentimiento o estado mental en el cual existe dolor o desdicha por no poseer uno mismo lo que tiene el otro, sea en bienes, cualidades superiores u otra clase de cosas tangibles e intangibles. La Iglesia católica la considera un pecado capital.

Lo contrario de la envidia es la admiración. El querer ser como el otro es un sentimiento de que el admirado es un líder que ejerce la necesidad de ser imitado. La envidia es una pérdida de tiempo para el hombre ascendido que ha logrado escalar los niveles de conciencia más profundos. Para aquellos seres que siguen atrapados en su esfera de vicios la envidia los encarcela en esta esfera.

El único momento que tenemos es el aquí y el ahora y solemos perderlo en pensamientos fútiles y nos perdemos en un marasmo de reproches, corajes, odios, venganzas, derivados de la envidia. El EGO nos dicta que si no poseemos este bien material o un valor intangible debemos mirar con rencor al que lo posee. “Que hablen aunque sea mal de mi…pero que hablen” es un frase insensata que ante la falta de reconocimiento la gente suele meterse en problemas, ya sea en conflictos derivados del chisme o en acciones vergonzosas con el único afán de sobresalir a como dé lugar.

El pregonador  de mentiras es un ser que proclama a los cuatro vientos que es un líder moral, un líder de opinión, un dador de amor e inclusive suele dar cursos o platicas de superación personal, es un dechado de virtudes, que es Feliz…Feliz…Feliz… Yo soy mejor que tú… suele decir el mediocre, enfrascándose en una discusión vana de querer ser mejor… quizá  mejor que  su maestro. Cuando se escucho decir de Jesús el Cristo,  yo soy mejor que…Cuando a Krishna se le oyó decir yo sé más que…Jung cuando dijo yo soy mejor que… ellos reconocieron a sus maestros.  Lao Tze menciona que si no reconoces al que te guio, a tu maestro, en realidad no haz crecido nada.

El verbo se conjuga solo, no necesita decir yo soy lo más importante de la oración, sabe de su importancia, y que es lo más importante, pero no lo dice lo hace.

El enfoque de este trabajo es reflexionar de como los humanos nos dejamos arrastrar por este sentimiento, se dice  bajo la premisa católica que Caín mato a Abel por envidia, siendo Caín un Hijo de Lilith (de acuerdo a otra fuente)  y Abel hijo de Eva, es en este sentido que Caín era más intelectual  que Abel ¿que podría motivar a Caín  matar a su medio hermano, puesto que no podría envidiarle nada? Siendo los hijos de Eva flojos, apáticos, irresponsables llevan por antonomasia la envidia como algo natural. Los hijos de Lilith deben darse cuenta de este sentimiento y buscar la trascendencia dejándola atrás. La envidia corroe, mata, erosiona, tergiversa, se   fortalece a través del  chisme. Forma juicios de moral falsos, lleva a otros vicios como la frustración, la depresión, hasta cometer asesinatos.  La  avaricia uno de los mayores vicios del humano esotéricamente fortalece al demonio “Leviatán” que se fortalece por cada humano que le corroa la envidia.

 

{
}
{
}

Deja tu comentario La Envidia...Tú Leviatán

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre