Avisar de contenido inadecuado

El Creador

{
}

El Creador

“El Creador”
Por: MARO
¿Qué imagen tienes de Dios?
¿Es como tú?
¿Es un tipo barbón sentado en un trono, viéndote como te malgastas la vida?
¿Es como una energía? ¿Qué clase de energía?
¿Es como una luz?
¿Es como un hombre de ojos azules, barba negra, facciones finas? Así como Jesucristo?
¿Crees que Jesucristo es Dios?
Cualquiera que sea tu idea, es obvio que no coincide con el Dios de Los hindúes, de los
chinos, de los judíos. ¿Dices que es el mismo?
Millones no conocen a Cristo, millones de chinos no saben quién es Cristo. Cientos de
sectas en el mundo, le dices a uno de sus miembros que Cristo es su Dios, lo
desconocerán quizá hasta te maten. Te tacharán de hereje.
Antón Szandor LaVey nos señala en su libro “La Biblia Satánica” que “los Católicos creen
que los Protestantes están condenados al Infierno, simplemente porque no pertenecen a
la Iglesia Católica. De igual manera, muchos grupos que se han separado de la fe
Cristiana, como las iglesias evangélicas o revivalistas, creen que los Católicos son
paganos que adoran imágenes”. Es decir los católicos adoran piedras, son fanáticos y sus
líderes religiosos han matado a millones de seres en todo el mundo. Sus líderes religiosos
son pederastas, viven en amasiato, tienen hijos y muchos no cumplen con lo que
predican.
Los católicos critican a las demás religiones por paganas, mientras las demás religiones
critican a los católicos por paganos. ¿Quién tiene la razón?
El emperador hindú Ashoca fundador del grupo “los nueve hombres desconocidos de
Ashoca”, fue un terrible guerrero que provocó una guerra donde murieron más de cien mil
hombres, si cien mil, esto provocó un caos en la mente de Ashoca y se juro a partir de esto llevar una vida de asceta. Tuvo que caer para elevarse, juro evadir la violencia, se
convirtió al Budismo, se volvió vegetariano, se volvió muy tolerante. Se proclamó enemigo
de declararle la guerra a los grupos opositores y de que todo ser viviente viviera como
deseara. Ashoca elevó su nivel de conciencia al grado de convertirse en un mito, en un
Dios de sí mismo. Al promulgar la complacencia en lugar de la abstinencia. Al igual que
los satanistas Ashoca rechaza la noción de que el progreso del hombre está condicionado
por su aceptación de una moralidad auto-impuesta.
Anton Szandor LaVey Señala que “Los Satanistas sostienen que un juicio deviene de la
comparación y resolución de los opuestos, y uno no puede hacer alarde de justicia al
honrar un solo parámetro de comportamiento”. Es decir un hombre debe darse cuenta del
bien y el mal, debe saber que existe el mal y debe dominar el mal.
En este sentido el masón reconoce que debe primero combatir sus vicios, debe darse
cuenta que tiene vicios e imperfecciones para poder adquirir herramientas que combatan
estos vicios. El masón debe creer en un Dios cualquiera que sea su idea de él, por eso
respeta a todas las personas que profesen cualquier religión, porque sabe que en esencia
que todos somos iguales y dignos de llamarnos seres humanos. Por eso le llama a Dios
“El Gran Arquitecto del Universo”. El centro de esta Imagen es uno mismo. Uno mismo es
el creador del universo de sí mismo.
La adoración de cualquier deidad o deidades son actos de hechicería, uno convoca a la
voluntad de seres inexistentes, creyendo que actuarán por uno mismo. Esto es la
ignorancia de uno mismo, y se traduce en vicios e imperfecciones.
La inmensa mayoría le pide a Dios, le suplica, le ruega…casi nadie le ofrece. ¿Que le
ofreces a Dios?
“Somos víctimas de una despiadada injusticia que se halla en abierta contradicción con el
mensaje de perdón anunciado por el Hijo de Dios”. Dice Giovani Papini en su libro “El
Libro Negro”. Es decir somos injustos con nosotros mismos y muchos literalmente creen
que son pecadores desde el momento de nacer…puesto que su religión le impone estos
pensamientos. Venidos claro de un Dios que no perdona aún a su propio hijo llamado
Lucifer.

{
}
{
}

Deja tu comentario El Creador

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre